A muchos, a casi todos nos pasa. Cuando estamos con alguien sentimos que podria ser nuestra pareja pero al rato se va, no vuelve a llamarnos. ¿Que pasa? Vamos a revisar algunos puntos, por ejemplo, tienes que revisar todo, tu actitud, tu apariencia, tu entorno, la forma en que te vistes y hasta tus hábitos, porque algunos, como fumar, son repelentes para otra persona, pero ademas:

BAJATE DE LA NUBE.- ¿Pides demasiado? Nadie es perfecto, tampoco es factible que aprendan a ser como tú quieres, decir que “voy a cambiarlo” no funciona nunca. Quieres hacer lo que se te da la gana y mandar, ordenar, exigir. O estás enamorada del amor, o te obsesionaste con uno que te dejó (o dejaste) y en las comparaciones todos salen perdiendo.

TU PERSONALIDAD.- Eres aburrida, criticona, malhumorada. Todo el día te la pasas juzgando y comparando, envidiando lo que tienen las otras personas, haciendo comentarios negativos de alguien que pasa o se va. Te quejas de todo, amaneces con dolores, mareos, no puedes comer eso…

PULCRITUD.-  A veces hay algo tan simple como un mal olor de boca o de cuerpo. Otras, la forma de vestirte y comportarte no va de acuerdo a su entorno o a sus expectativas. No puedes decir malas palabras, comer con los dedos y esperar que sus exquisitos amigos y familia te acepten. Es más, el mismo se cansará de no poder llevarte a sus lugares habituales… y tú vas a querer o hasta presionar para que te lleve.

TE DISFRAZAS.- Eres como un camaleón, tomas la apariencia, los gustos, las opiniones del otro, aunque estés en total desacuerdo. Cuando surge tu verdadero “yo”, el otro se desilusiona y se siente engañado y hasta traicionado.

DEMASIADO CARA.- Quieres ir a restaurantes fuera de su presupuesto habitual, pides cosas muy caras y no te las comes. Nunca te ofreces a compartir las cuentas aunque sepas que tuvo gastos imprevistos.

FUERA DE LUGAR.- Buscas en lugares inadecuados. Si deseas un profesionista no vas a buscarlo a un café de artistas. ¿Te gustaría una persona que haga deporte, sano, amable? ¿Qué haces en el casino? A lo mejor estás inmerso en la rutina, con la misma gente. Es hora de cambiar de grupo, dedicarle tiempo a otras actividades.

HUYEN DE TI.- Tan pronto mencionas compromiso o actúas como su dueña sin que haya él dado motivo, sale corriendo. Los hombres modernos no desean establecerse. Y si a eso vamos, tampoco las mujeres. El promedio actual de las mujeres profesionistas que se casan es de 32 años y tienen un solo hijo, a veces dos.

SOLUCIÓN.- Haz examen de conciencia, analiza tu personalidad, mejora lo que puedas en tu apariencia y actitud, define lo que realmente quieres y dedícate a ser feliz. Nada hay tan deprimente como una mujer desesperada por amarrar a alguien. Mientras no te conozcas, sepas lo que quieres y trabajes para lograrlo sin volverlo una obsesión, más pronto llegará lo que quieres. 

Consiéntete, rodéate de cosas bonitas, compra lo que guste y no solamente lo que necesites.  Ámate a ti misma. Convéncete de que lo mereces todo, principiando por respeto y comprensión.

Y si tienes una relación con alguien tóxico, inadecuado, sal de ahí. Ya te dijimos que no va a cambiar o lo hará por un tiempo, pero como en el caso de cuando te disfrazas de lo que no eres, la verdadera naturaleza de la persona se revela siempre.

OM MESHIA HEIMI SHISHI… Que el mantra angelical te proteja siempre y encuentres al ser que por derecho divino está destinado para ti.

bendiciones y milagros libro de Consuelo Carrillo
Diamantes Takiones 
Varas de Poder