Que nadie pueda hacerme daño y que posea dominio absoluto sobre los astros y todos los elementos, incluyendo la Tierra. Que los espíritus de Aldonay, Ariel, Jehová, Mistatrón y el apoyo de Ángeles, Arcángeles puestos a mi servicio por el Todopoderoso me concedan la sabiduría, a fin de que por sus virtudes logre cuanto me proponga”.

Unja el talismán inmediatamente con la Esencia Angelical, Aceite de Consagrar de Todos los Ángeles o Aceite de Hierbas Africanas. Guárdelo en un lugar oscuro toda la noche y al día siguiente ya puede utilizarlo. Si quiere darle mayor potencia, “vélelo”, es decir, consagre con el mismo aceite o esencia una veladora de las “Siete Potencias” o de “Todos los Ángeles”, ponga a un lado (afuera del plato) su talismán, enciéndala, déjela consumir y enseguida guarde su talismán como se dijo antes.
En las primeras horas del día, preferiblemente en domingo, a solas, se pone cualquier  talismán sobre un plato blanco nuevo. Treinta minutos por un lado y treinta minutos por el otro. En cada uno de los lados, diga lo siguiente:
Este talismán representa a todas las fuerzas y las energías universales en el planeta Tierra. Dótenlo de las virtudes y cualidades precisas para dominar a los buenos y a los malos".
“Astros poderosos, centren sus efluvios en este talismán que me acompañará, protegerá y dará buena suerte, mostrándome siempre el camino correcto.
"Permítanme por medio de su poder, vencer todos los obstáculos e inconvenientes, que adquiera riqueza y poderío sin ser molestado o vencido por personas o espíritus, hallarme libre de maleficios, encantamientos y demás sortilegios.
Tetragramatón, el talismán más antiguo y poderoso.
Vealos en Nuestro Catálogo