Ponlos toda la noche adentro de un vaso con la mitad de agua y una cucharada de sal marina (la gruesa, de cocinar). Enjuagalos con agua limpia por la mañana y colócalos por una o dos horas al Sol para “despertarlos”.

Tómalos en tu mano izquierda abierta cerca del corazón, tápala con la derecha y ordénales lo que deseas (protección, amor, prosperidad, etc.) Hazlo con fuerza y energía.

Por cierto, no hagas caso de que si alguien toca tus cuarzos (y tampoco tus talismanes) o talismanes les transmite "malas vibras". Si se llevaran un poco de tu energía o buena suerte, felicítate, porque hiciste posible que los dones del Universo llegaran a esa persona. Y tu buena suerte se recupera inmediatamente, así que no te preocupes ni los andes escondiendo.


Tetragramatón, el talismán más antiguo y poderoso.
Vealos en Nuestro Catálogo